UNA IMAGEN QUE SIMBOLIZA LA VIDA EN LOS CERROS CORDOBESES: EL HOMBRE Y SU CABALLO SORTEANDO LOS SENDEROS.