Philippe Croizon se prepara para la gran hazaña en el Rally Dakar sin piernas y sin brazos, comandando su vehículo a través de un joystick.